Castillo de Ampudia y la ermita

Castillos de Tierra de Campos

Castillos de Tierra de Campos

Por referencias históricas y vestigios arqueológicos, sabemos que muchas poblaciones de la provincia de Palencia, sobre todo durante la Edad Media, contaron con recintos amurallados y barreras defensivas de mejor o peor porte, tras las cuales se protegían sus poblaciones, a la vez que por medio de ellas se fiscalizaba la entrada y salida de mercaderías (impuestos de portazgo). Muchos de estos recintos amurallados fueron derribados con la llegada de la Edad Moderna (Reyes Católicos), quedando tan solo como testigos de ellos algunas de sus imponentes puertas (Astudillo, Capillas, Becerril de Campos, Támara, Vertavillo, Palenzuela, Herrera de Pisuerga, Aguilar de Campoo etc.).

También, en muchos casos, estos recintos defensivos estaban acompañados o complementados con edificaciones de carácter más militar y castrense, como eran los torreones defensivos, motas, castillos o alcázares de gran porte, sin llegarse a despreciar la posibilidad de fortificar la torre de la propia iglesia (torre de San Miguel en Palencia, iglesia de Meneses de Campos, Iglesia de Santa Eulalia en Palenzuela o la de Ventosa de Pisuerga, etc).

En la actualidad en la provincia de Palencia, el mayor núcleo de castillos conservados se localiza en su parte sur, por lo que un buen punto de partida para iniciar su visita y recorrido, será desplazarnos hasta la extrema población de Belmonte de Campos, donde podemos contemplar la bella torre del homenaje del que fuera afamado castillo frontero de Belmonte; uno más de los que separaban la línea divisoria de los antiguos reinos de Castilla y León.

Su conjunto castrense, del que tan solo queda en pie parte de la barrera, aditamentos del baluarte y la bella torre del homenaje, fue construido a finales del siglo XV y principios del XVI, bajo de dominio de don Juan Manuel de Nájera, señor de Belmonte. En la actualidad, el torreón de Belmonte es monumento Histórico-Artístico.

 

La esbelta torre del homenaje tiene sus cuatro esquinas guarnecidas por cuatro cubos, los cuales conforman otras tantas garitas, desde las cuales y a través de unas curiosas escaleras de caracol, se accede a la parte más alta de las defensas, conformadas por adarves rematados de almenas triples coronadas por bolas. En una de las fachadas, sobrevive un bello balcón plateresco apoyado sobre una repisa de la misma época, y en el subsuelo del patio de armas, el aljibe, almacenes y mazmorras.

Nuestro siguiente destino será la monumental villa de Ampudia, donde nos espera su soberbio castillo uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar palaciega (s.XIII-XIV) de esta zona de la meseta norte, y que hoy podemos admirar gracias al interés puesto en su día por don Eugenio Fontaneda, el cual, después de adquirir a la Condesa de la Granja lo que ya era una denostada ruina, dedicó gran parte de su vida a restaurarle y dotarle del impresionante patrimonio artístico que hoy allí podemos admirar. Esta señorial fortaleza alberga una magnífica colección de obras de arte y antigüedades, fruto de la labor coleccionista de su rehabilitador, destacando las salas de Arqueología, Arte Sacro, Sala de los Juguetes, la Farmacia, Sala de Armas, de aparatos Musicales, así como las de Etnografía y Artes populares.

Este castillo-alcázar, formó parte de la cerca medieval que encerraba a la villa y de la cual, todavía, se conservan algunos lienzos y torreones aislados. Gran parte de la fábrica del alcázar fue construida a mediados del siglo XV por los descendientes de Pedro García de Herrera, Mariscal de Castilla y sobrino del obispo palentino Sancho de Rojas, fundador del Mayorazgo de Ampudia. Ejerció más, como lugar temporal de residencia de sus diferentes propietarios a través de la historia (María de Meneses, Conde de Salvatierra, Duque de Lerma, Duque de Alba etc.) qué como fortaleza o alcázar, aunque durante la guerra de las Comunidades (1521), sufrió asedio por parte de los comuneros del belicoso obispo Acuña, los cuales se enfrentaron a los hombres de Francés de Beaumont, defensores del castillo y partidario de la causa imperial.

 

A escasos cinco kilómetros de la capital palentina, en la villa de Fuentes de Valdepero, podemos visitar el Castillo de los Sarmiento. La villa a mediados del siglo XIV era lugar solariego perteneciente a Juan Rodríguez de Sandoval, pasando posteriormente a ser posesión de la familia de los Sarmiento. A mediados del siglo XV, Diego Pérez Sarmiento era Adelantado Mayor de Galicia, que al ser expulsado de aquellas tierras violentamente, se instaló en Fuentes de Valdepero, construyendo en esta villa su fortaleza-palacio, antes más que ahora, que hoy podemos admirar y disponiendo sus escudos de armas en sus rotundos torreones. Los restos de este notable, descansan hoy en la iglesia de San Francisco de Palencia.

En 1520, durante la sublevación Comunera, el castillo de Fuentes es asediado por las tropas del Obispo Acuña, las cuales le toman y arrasan con malas "mañas"; razón por la cual, en las obras de restauración posteriores, sus propietarios optaron por suprimir mucho de los aditamentos que le embellecían, en detrimento de su belleza palacial, convirtiéndolo en la verdadera fortaleza que todavía hoy puede intuirse.

En la actualidad, el Castillo de los Sarmiento de Fuentes de Valdepero ha sido totalmente rehabilitado por la Diputación de Palencia, alojando en él su Archivo histórico documental, además de ofrecernos la posibilidad de visitar un castillo de estas características, que siempre será toda una aventura para el imaginario popular. Recorrer sus galerías, almenas, pasadizos, y hasta visitar sus mazmorras, trasportaran al visitante a un idealizado mundo medieval, que solo se aprecia cuando se está encerrado entre los rotundos muros de un castillo de estas características. Además, allí veremos representados en plastilina los hechos más relevantes de la historia de Palencia, además de informarnos de cuál fue el devenir histórico de la fortaleza y hasta hacernos idea de cómo se edificó, a través de sus excelentes maquetas.

El castillo de Monzón de Campos será nuestra siguiente fortificación a visitar. Aunque hoy día solo se visita por fuera, ya que se encuentra cerrado al público.

El castillo que hoy podemos admirar, dominando la villa, fue adquirido y restaurado por la Diputación de Palencia en los años sesenta del siglo pasado, y tuvo hasta fechas relativamente recientes una ocupación hostelera, aunque en la actualidad está sin uso. De todo el hermético conjunto, su parte más antigua es la actual torre del homenaje, que parece ser, que en origen, no era nada más que eso, una torre (s.XI). A finales del siglo XIV se le adosó un recinto murado con un patio interior, ampliando de esta forma su fábrica original. Sobre la puerta principal de la fortaleza, sobrevive un escudo de la familia Rojas (don Sancho de Rojas, señor de Monzón y marques de Poza de la Sal, que fallecería en este castillo en el año de 1500), y de la que fue su distribución interior original tan solo queda la torre, a la cual se le añadió durante la restauración una portada románica rescatada de una de las iglesias anegadas por el embalse de Aguilar de Campoo, la del pueblo de Cenera de Zalima y un patio porticado, originario del ya desaparecido Hospital de Capillas, villa esta también terracampina. En el castillo de Monzón se celebraron los desposorios de la reina doña Urraca con don Alfonso el Batallador, rey de Aragón, siendo su padrino de boda don Pedro Ansúrez (1109), fundador de la ciudad de Valladolid, que posteriormente ostentaría el título de Conde de Monzón.

La tradición y el romance, más que la historia, aseguran que, en el primitivo y ya desaparecido castillo de Monzón, se refugiaron los hermanos Vela, después de matar el día de su boda al rey leones García II (1029). También asegura la tradición, que a las puertas del mismo fueron prendidos y quemados vivos. Según parece, Monzón nada tuvo que ver en aquello, y hasta los mismos hechos históricos contradicen lo que cuenta el romance. Durante la Guerra de las Comunidades el castillo fue tomado por las tropas del Obispo Acuña, y el 22 de julio de 1978, dentro de sus muros se constituyó el Consejo General de Castilla y León, que daría origen a las actuales Cortes y Gobierno Castellano Leones.

 

 

 

Homologada
No
Época del año
Todo el año
No te puedes perder...
Punto de información turística
Centro de Iniciativas Turísticas Bajo Carrión y Ucieza.
0,0405Km
Lugar de interés
Iglesia del Salvador
0,0803Km
Lugar de interés
Castillo de Monzón de Campos
0,4780Km
Lugar de interés
Monasterio Santa Cruz de la Zarza
3,0884Km
Lugar de interés
Iglesia de Santa María
3,8837Km

Inicio - Belmonte de Campos

Ampudia

Fuentes de Valdepero

Fin - Monzón de Campos